Posibles alteraciones durante el embarazo

POSIBLES ALTERACIONES DURANTE EL EMBARAZO (PARTE II)

por Fernando Royano

ALTERACIONES DURANTE EL EMBARAZO

En el embarazo se presentan muchos cambios, que pueden dar lugar a alguna patología, y debes estar preparada para afrontarlos como algo normal.

Estos son los más comunes:

  • Diabetes Gestacional
  • Preclampsia
  • Estreñimiento
  • Toxoplasmosis

DIABETES GESTACIONAL

La diabetes gestacional es cualquier grado de intolerancia a la glucosa que se detecta por primera vez en el embarazo. Es uno de los principales factores de riesgo para el futuro desarrollo de la diabetes tipo 2 y de futuras complicaciones durante el embarazo (como excesivo aumento de peso o preeclampsia) y el parto (riesgo de parto prematuro o parto por cesárea).

No se debe a una falta de insulina, sino por un aumento en la producción de insulina para mayor aprovechamiento de la glucosa. Pero muchas veces sí se produce una resistencia a la insulina por parte de las células del cuerpo, lo que provoca un aumento de glucosa en sangre. Podrás notarlo por un aumento de la sed, del número de veces que vas a orinar o de una mayor sensación de hambre. Para diagnosticarla se suele realizar una prueba de glucosa a las 24-28 semanas, que es cuando aumenta el riesgo.

La diabetes gestacional afecta en España aproximadamente a un 10% de mujeres embarazadas, el riesgo es mayor en:

  • Obesidad
  • Antecedentes de diabetes en otros embarazos.
  • Mujeres mayores de 35 años.

En la mayoría de los casos, después del parto, el aumento de glucosa en sangre suele remitir, pero haber padecido diabetes gestacional afecta al bebe, viéndose en estos niños un mayor peso al nacer, hipoglucemia tras el parto y un mayor riesgo de éstos para desarrollar diabetes tipo 2 y obesidad en la edad adulta.
Una vez diagnosticada, la primera opción de tratamiento siempre es el control de la dieta y ejercicio. No es necesario eliminar los hidratos de carbono pero sí controlarlos:

  • Vigila que las raciones de hidratos de carbono no sean excesivas o redúcelas sin eliminarlas.
  • Distribúyelos bien a lo largo del día, manteniendo un mínimo en cada toma para mantener la glucemia baja y estable.
  • Elige alimentos integrales, legumbres, frutas y verduras cuyo índice glucémico es más bajo, es decir, pasa más lentamente esa glucosa a sangre.

El ácido oleico, presente en el aceite de oliva y los frutos secos, aportan antioxidantes y reducen el riesgo cardiovascular y de diabetes, como se demuestra en este metaanalsisis. Como recomendación:

  • Elegir aceite de oliva, preferiblemente virgen extra, para cocinar diariamente.
  • Consumir 2 – 4 puñados de frutos secos a la semana.

El ejercicio físico aeróbico como es andar al menos 30 minutos seguidos, ayuda a controlar las subidas de glucosa en sangre. (estudio).

PREECLAMPSIA

Más que una enfermedad, la preeclampsia es una síntomatología que se caracteriza por:

  • Hipertensión arterial
  • Pérdida de proteínas en la orina (proteinuria)
  • Edemas o retención de líquidos en las extremidades.

Es importante que controles los valores de tensión arterial para prevenir su aparición y complicaciones, que no supere los 140/90mmHg.
Con un adecuado cuidado médico, la evolución suele ser buena, pero en los casos más graves puede poner en riesgo la vida del bebé y de la madre, por lo que se suele recurrir a un parto prematuro.

Afecta a entre un 5 y 8% de las mujeres embarazadas y suele aparecer en el tercer trimestre.
Todavía no se conocen exactamente las causas, pero la hipertensión, diabetes y/o obesidad antes del embarazo son factores que aumentan el riesgo de padecerla.
Para prevenir su aparición debemos controlar la tensión arterial, para lo cual es imprescindible ciertas pautas en la alimentación:

  • Bebe suficiente agua diariamente (también puedes recurrir a sopas o infusiones para incrementar la ingesta de líquidos.)
  • Evita el exceso de sodio evitando la sal de mesa. Utiliza mejor otras especias para cocinar con sabor.
  • Asegura diariamente el consumo de verduras y hortalizas en comida y cena, y al menos 3 piezas de fruta al día.

ESTREÑIMIENTO

El estreñimiento es una de las alteraciones más comunes en el embarazo, producida en parte porque la movilidad intestinal disminuye para mejorar la absorción de nutrientes.
Para mejorar el tránsito intestinal es fundamental asegurar el consumo de fibra, que se encuentra en:

  • Legumbres
  • Pan, cereales y derivados integrales.
  • Verduras y hortalizas, especialmente las de hoja.
  • Frutas, preferiblemente piezas.

También es importante llevar un correcto hábito intestinal, procurando la evacuación al levantarse o después de las comidas, que es el momento de mayor motilidad intestinal, y destinándole el tiempo necesario.

Otros factores dietéticos que influyen en el tránsito intestinal son:

  • Grasa. Si consumes muy poca grasa, empeora el tránsito, por eso, consume al menos 4 cucharadas de aceite de oliva diarias durante el embarazo.
  • Agua. 2 litros diarios (incluimos el agua de los alimentos)
  • Consumo de Probióticos, son bacterias que pueblan el colon y mantienen un equilibrio en nuestra microbiota intestinal, fundamental para prevenir el estreñimiento. Para mejorar, puedes tomar al menos un yogur natural al día o Kéfir.

El ejercicio físico ayuda bastante a mantener el sistema digestivo en movimiento, de modo que no olvides moverte diariamente.

TOXOPLASMOSIS

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa producida por un parásito, que se contagia por el contacto con excrementos de gato, o con el consumo de aguas o vegetales contaminados y carne cruda, especialmente de cerdo.

La toxoplasmosis suele ser una infección leve, pero en el embarazo esta infección puede transmitirse al feto. (estudio)

Por ello, si es tu primer embarazo, en el primer trimestre deberás hacerte una prueba. Si tienes anticuerpos contra este parásito tendrías defensas para evitar la infección, pero si la
prueba es negativa:

  • Evita la carne o embutidos crudos, como el jamón serrano, chorizo o salami, y lávate bien las manos después de manipular estos alimentos
  • Congela la carne antes de cocinarla y luego aumenta el tiempo de cocción.
  • Lava y pela frutas y verduras antes de consumirlas.
  • Emplea medidas de higiene básicas, como lavarte las manos al cocinar y antes de comer.

RECUERDA

Conocer las posibles causas y cómo prevenirlas es importante, pero si tienes cualquier duda no olvides contactar con tu médico.

ARTÍCULOS DE INTERÉS

Dolor lumbar durante el embarazo

 

Fernando Royano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

categorìas
SÍGUEME EN LAS REDES
ANTES Y DESPUÉS

Aquí podéis ver el antes y el después de mi colaboradora Beatriz.

ÚNETE AL CLUB VIP

Y DESCARGA TU REGALO

Obtendrás tu guía de 36 páginas gratuitamente.