EJERCICIO FÍSICO EN EL ADULTO MAYOR CON HIPERTENSIÓN

por Fernando Royano / Nov 30, 2017

Prescripción de ejercicio físico en adultos mayores con hipertensión

Para la organización mundial de la salud, las enfermedades no transmisibles (ENT) también conocidas como enfermedades crónicas, son aquellas enfermedades caracterizadas por:

  • No es transmisible de persona a persona
  • Son de larga duración
  • Su evolución es lenta

Esta misma organización distingue cuatro tipos principales de enfermedades no transmisibles (ENT)

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Cancer
  • Enfermedades respiratorias cronicas
  • Diabetes

Criterios para individualizar la prescripción de ejercicio físico en adultos mayores con enfermedad crónica

El ejercicio físico representa una piedra angular en la prevención y en el tratamiento de numerosas enfermedades crónicas (Booth et al., 2012). En este sentido, los resultados presentados por Kujala (2009) en un artículo de revisión en el que analizó los efectos del ejercicio físico como terapia en distintas enfermedades (ej. enfermedad cardiovascular, Diabetes Mellitus tipo II, enfermedad pulmonar…), ponen de manifiesto que el ejercicio físico en personas con enfermedad crónica:

  • Puede incrementar su capacidad aeróbica.
  • Puede aumentar su fuerza muscular.
  • No tiene efectos adversos sobre la progresión de la enfermedad.
  • Puede ser un medio importante para reducir la discapacidad y aumentar la vida independiente como consecuencia del envejecimiento.
  • En algunas enfermedades puede ayudar a mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Hipertensión

La hipertensión arterial es una enfermedad cardiovascular de origen complejo que se diagnostica por la elevación de presión arterial alta.

  • Presión arterial sistólica (PAS) igual o superior a 140 mmHg (de manera sostenida)
  • Presión arterial diastólica (PAD) igual o superior a 90 mmHg (de manera sostenida)

La mayor parte de la población tiene asumido que este aumento es debido al envejecimiento, sin embargo ya hay evidencias que no demuestran que esto sea así.

Sabemos que la elevación de las cifras de presión arterial en función de la edad, es muy evidente en los países desarrollados, pero existen comunidades primitivas en las que esta circunstancia no se da. De este modo existen ciertas dudas sobre la causa fisiológica que provoca estos aumentos de presión arterial en las diferentes franjas de edad.

La hipertensión arterial puede ser clasificada en primaria o secundaria. Los factores ambientales o externos se asocian con la hipertensión arterial primaria

Factores ambientales que se asocian con la presión arterial primaria

  • Obesidad
  • Resistencia a la insulina
  • Alto consumo de alcohol
  • Bajo consumo de potasio
  • Bajo consumo de calcio
  • Estrés
  • Elevado consumo de sal
  • Hábitos de vida sendentarios
  • Edad avanzada

Para tratar esta patología obviando los tratamientos farmacológicos están las intervenciones por medio del ejercicio físico, promoviendo un nuevo estilo de vida saludable, ademas de obtener otros beneficios adicionales que incluyen:

  • Descenso del peso corporal
  • Mejora la sensibilidad a la insulina
  • Reducción de factores de riesgo
  • Reducción de los niveles de estrés

Prescripción de entrenamiento aeróbico – Hipertensión arterial

  • Frecuencia: Sabemos que la actividad física induce a una disminución de la presión arterial tras su realización. Dicha reducción se produce entre las 4 y 10 horas posteriores al ejercicio.
  • Duración: entre 30 y 60 minutos.
  • Intensidad: Entre un 50 y un 70% del VO2max previa valoración de la presión arterial. Podemos calcular la intensidad con escalas de percepción subjetiva del esfuerzo, de ser así, trabajaríamos con valores entre 12 y 13 según la escala de Borg
  • Tipo de actividad: Cualquier actividad que implique grandes grupos musculares y que favorezca la adherencia (pedalear, nadar, correr, remar, bailar)

Prescripción de entrenamiento de fuerza- Hipertensión arterial

  • Frecuencia: Se aconseja utilizar frecuencias semanales entre 2 y 3 días. Siempre en días alternos
  • Intensidad: Rangos entre el 40 y 60% de 1RM teórico. Se recomienda controlar la intensidad con escalas de percepción subjetiva del esfuerzo. Si fuera así, trabajaríamos entre 11-14 segun la escala de Borg
  • Volumen: Se deben realizar 3 series de trabajo y en cada una de ellas un numero de repeticiones comprendido entre 8 y 15
  • Descanso: en torno a los 60 seg entre series
  • Tipo de actividad: Entrenamiento en circuito que incluya distintos ejercicios y distintos grupos musculares

Otras consideraciones de la hipertensión

  • Durante la práctica de ejercicio aeróbico no se correlaciona un aumento de la intensidad por encima del 70% con mayores beneficios sobre las cifras de presión arterial. Sin embargo, intensidades de trabajo superiores a la cifra señalada incrementan los riesgos de sufrir efectos secundarios (Hagberg et al., 2000).
  • Durante la práctica de ejercicio aeróbico los primeros efectos sobre la reducción de tensión arterial suelen aparecer a las 10 semanas de entrenamiento. Las mayores disminuciones aparecen tras 20 semanas de entrenamiento (Reiger & Roitman, 1999).
  • Los ejercicios de fuerza deben ser realizados con lentitud, evitando la maniobra de Valsalva (Abellán et al., 2014).
  • Se recomienda evitar esfuerzos isométricos o aquellos que requieran tiempos de tensión muy prolongada, ya que tienden a aumentar más la presión arterial en comparación con acciones de fuerza dinámicas (Mcardle et al., 2000).
  • Los ejercicios localizados sobre la extremidad superior pueden conducir a un aumento no deseado de la presión arterial (Robertson et al., 2003).

Fernando Royano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

categorìas
SÍGUEME EN LAS REDES
ANTES Y DESPUÉS

Aquí podéis ver el antes y el después de mi colaboradora Beatriz.

ÚNETE AL CLUB VIP

Y DESCARGA TU REGALO

Obtendrás tu guía de 36 páginas gratuitamente.