AGUA CON GAS: BENEFICIOS, MITOS Y REALIDADES

ÍNDICE

El agua con gas ha sido una opción popular para aquellos que buscan una alternativa refrescante sin las calorías de las bebidas azucaradas o los refrescos light. Personalmente, disfruto de un vaso de agua con gas, hielo y una rodaja de limón; la combinación de burbujas y sabor ligero me parece agradable y mucho más interesante que el agua convencional.

Sin embargo, han surgido consultas sobre los posibles peligros del agua con gas, como si daña los huesos, si hidrata igual de bien o si afecta el esmalte dental. Vamos a explorar estos temas y separar los mitos de la realidad.

¿Qué es el agua con gas?

El agua con gas es simplemente agua que contiene anhídrido carbónico, un gas incoloro e inodoro que le da su característica apariencia burbujeante. Existen dos tipos principales de agua con gas:

  1. Agua gasificada en origen: Algunas marcas ofrecen agua que ya viene naturalmente gasificada desde su fuente original.
  2. Agua a la que se añade CO2: Otras marcas utilizan agua normal y luego añaden dióxido de carbono (CO2) a presión para crear el ácido carbónico que produce las burbujas.

Beneficios de beber agua con gas

A pesar de algunos mitos, el agua con gas tiene beneficios:

  1. Sensación de saciedad: El ácido carbónico se convierte en dióxido de carbono en el estómago, generando presión en las paredes y creando una sensación de saciedad. Esto puede ayudar a controlar el apetito.
  2. Facilita la digestión: El ácido carbónico estimula la secreción de jugos gástricos, lo que mejora la digestión de proteínas en los alimentos.
  3. Hidratación similar al agua sin gas: Aunque el agua con gas proporciona saciedad, sigue hidratando igual que el agua normal.

Mitos y realidades

  1. Impacto en los huesos: Algunos estudios han relacionado la menor densidad ósea en mujeres que consumen bebidas carbonatadas con el exceso de ácido fosfórico, no con el ácido carbónico. En el caso del agua con gas, no hay evidencia de daño a los huesos.
  2. Efecto en el esmalte dental: El agua con gas no es más perjudicial para el esmalte dental que el agua sin gas. El cepillado regular y la higiene bucal son clave para mantener dientes saludables.
  3. Sensación de hambre: No hay pruebas sólidas de que el agua con gas provoque hambre.

En resumen, el agua con gas es una opción refrescante y saludable. Si te gusta, ¡disfrútala sin preocupaciones 234.

Fernando Royano

Otros posts que pueden interesarte

Deja un comentario

En Wellnessreal nos dedicamos a mejorar la vida de las personas, enseñando hábitos y estilo de vida saludable desde un punto de vista global y sencillo.

Buscar en el blog

Buscar

Descarga tu guía

Antes y después

Aquí podéis ver el antes y el después de mi colaboradora Beatriz.

otros clientes que ya lo lograron

SUSCRÍBETE a la
NEWSLETTER

Y recibe mails semanales sobre los últimos artículos en la web, reflexiones e información exclusiva completamente gratis y además obtendrás tu guía de 36 páginas gratuitamente.

Únete al club vip
y descarga tu regalo

Obtendrás tu guía de 36 páginas gratuitamente.

¡Importante!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.